sábado, 19 de enero de 2008

ANSIADA E INESPERADA PAZ

Un poquito de paz, ¿es posible? Yo pensaba que eso no existía ya, ¿me he quedado sorda tal vez? Los gritos cesan, las discusiones disminuyen, las lágrimas se han calmado, incluso hay alguna inocente risilla... el sol se deja entrever con dificultad en el tejado.

¡Riámonos de la vida Martu!Si unos lloran, nosotras reimos.

1 comentario:

Martu dijo...

Yo creo que deberíamos porque con esta racha tonta que tenemos en la qe no levantamos cabeza por más que lo intentamos....
Yo a partir de mañana estreno sonrisa y mi anu también.
No te sientas sola que estoy aquí cerquita,no te acuerdas que soy transparente?