martes, 15 de enero de 2008

FANTASMAS EN MI CAMA


De repente escalofríos irrumpen mi noche, mi plácido sueño se transforma en una pesadilla bastante común que me hace temblar, con lo que me había costado dormirme.....

¿Creéis en la otra vida? Yo sí, es por eso que aunque eche de menos a esas personas que se ausentan en este mundo, pienso que nos cuidan y a pesar de que no podamos verlas, confío en que ahí están.

La casa de mis abuelos se ha convertido en el núcleo de mis malos y buenos momentos, en cúmulo de tranquilas veladas con amigos, en lugar para dormir después de alguna salida, a veces espacio de estudio y sobre todo pozo de llantos y protección cuando los gritos invaden mi camino. Pero hay ocasiones en las que quedarse solo en esa casa produce sin querer escalofríos, sobre todo si tienes pesadillas como las que yo tengo.

Muchas son las ocasiones en las que me he levantado en plena noche porque mis sueños eran irrumpidos por los fantasmas de mis abuelos, pero no eran fantasmas ni espíritus, eran tan reales como yo y precisamente a darme un beso no venían, no consigo entender cómo se repite ese sueño tantas veces; el ver a mi abuela llamando a la puerta o a mi abuelo levántandose de la cama. Para mí es una prueba más de que me cuidan, aunque sea en sueños, al menos, a mí me gusta pensarlo así, a pesar de que a veces ese pensamiento no me deje dormir.

1 comentario:

Martu dijo...

No son fantasmas, son parte de tu vida, de tu mundo, de tu infancia, parte de ti.
Siempre que entro a casa de tus abuelos necesito qe enciendas la luz mientras espero escondida detrás de ti.
Hemos hablado tanto de esas personas que siguen estando cerca auqnue de otra manera.
Yo me niego a confirmarlo, pero a veces siento que me cuidan y me protegen como a ti.
¿Y qué es la muerte? Tan s´´olo una forma de seguir en paralelo sin dejar de preocuparse por nosotras.
Te quiero anu y perdón mi despiste, mi mala organización, mis idas y venidas, perdón por los enfados, por no haber estado cerca siemrpe que me has necesitado.
Gracias por seguir estando ahí cuidandome.
Volvamos a encaminarnos
Besitos