sábado, 26 de enero de 2008

JÓVENES CONVERTIDOS EN LEYENDA

Heath Ledger:
Este actor adquirió gran fama por la película "Brokeback Mountain", por la que estuvo nominado al Oscar. Lo encontraron completamente desnudo y con un bote de pastillas a su lado y, aunque estaba vivo, murió poco después. Se especula sobre una sobredosis, quizá un suicidio, ya que en septiembre se había separado de la madre de su hija.


Heather O`Rourke:
La preciosa niñita de "Poltergeist" tiene una trágica historia. Cuando estaba comenzando a rodar la tercera parte de la saga se le detectó una extraña enfermedad que pensaron que era un parásito. Cuando parecía que la niña empezaba a recuperarse, tuvo un fallo cardíaco y no consiguió llegar al hospital. La leyenda habla de una maldición sobre la película, ya que otra de las protagonistas fue asesinada por su novio, y otros dos murieron de cáncer poco después.



Brandon Lee:
El hijo de Bruce Lee murió trágica y accidentalmente mientras rodaba la última escena de "El cuervo". Lo que debería haber sido una bala de fogueo no era tal, y murió a causa del disparo. Tras esta muerte también hay una leyenda que habla de un ajuste de cuentas por parte de la mafia china pero nunca se llegó a demostrar. La escena que recoge la muerte de Lee fue eliminada de la película, aunque los aficionados no lo creen y siguen pensando que el filme recoge la
muerte real de Brandon.



Francois Dorleac:
La hermana de Catherine Deneuve murió con sólo 25 años en un accidente de tráfico. Resultó completamente carbonizada por lo que hubo que identificarla por su carnet de conducir.

2 comentarios:

nakisi dijo...

Es cierto que los grandes genios incomprendidos acaban suicidandose de muy jovenes, es cierto que su frustración viene dada por una sociedad sin problemas, por una cultura acomodada, de ahí sus ganas de escapar a cualquier precio.
Si algun dia decido ser uno mas, espero que me recordeis como otro mas en la lista de incomprendidos, o por lo menos como Juanma, un amigo.
Besitos ternurilla

Anika dijo...

También es cierto, que es un gran signo de cobardía y de egoísmo.
Una vez que has estado en los dos lados sabes valorar lo que podías haber perdido y lo cobarde que pudiste ser.
La vida es un continuo caer y levantarse y si en una de esas caídas acabas contigo no podrás ver lo que te espera cuando te levantes.
Si un día decides ser uno más te odiaré demasiado,por haber desperdiciado que lo tienes todo para ser feliz, que ves, que andas, que oyes, que comes, que bailas, que amas. No lo desperdicies.