miércoles, 9 de abril de 2008

¿Y QUIÉN NO?


Recorremos la vida intentando esconder lo que sentimos,
esforzándonos por ponernos caretas y ocultar así nuestros traumas, nuestros miedos,
nuestros defectos y deficiencias, basándonos en el poder del autoengaño creyendo que así somos más felices, pero lo cierto es que estamos deseando llenar ese vacío.
¿Y quién no daría todo lo que tiene por tener un par de hombros que lo sujeten?

2 comentarios:

J.M dijo...

Da gusto saber que aún hay personas, y buenas personas con capacidades para escribir como tú escribes. Un beso

Anika dijo...

Muchas gracias, me halagan esas palabras y si supiera de quién vienen me halagarían más, no logro descifrar las iniciales.XD
También da gusto saber que hay gente que lee lo que escribo, sea interesante o no.